16 junio 2013

Moravia y los dos puntos

Rosa Pereda en su columna semanal Lágrimas de cocodrilo [Diario Crítico]
(...) me encantaría hacer hoy una crítica de la curiosa y deliciosa novela de Marcelo Luján, titulada Moravia y publicada por El Aleph, pero para eso -aunque no lo contara- tendría que dar una ojeada (de ojo) a ese uso de los dos puntos -los ortográficos, o sea, los : - y tendría que encontrar en cuál de mis abstrusas lecturas está la cita conveniente. Que sé por dónde. Y por qué: es que hay una forma de inclusión de los referentes que es distinta, realmente distinta, con esos dos puntos, que con una coma, un punto o un adverbio o una construcción latina de introducción, que también existen y marcan otros estilos. Y esos dos puntos dicen más de la concepción de la literatura de un escritor como Luján, que incluso la propia historia. Y hasta que su cuidadísima y compleja sintaxis (de la que esto, naturalmente forma parte), y que su lenguaje rico y jugoso, y más aún, que la estructura minuciosa de un thriller llevado a la alta literatura, con una galería de personajes que nos lo dicen todo sobre la ciudad, como es el caso. Así que por hoy vale con que me ha gustado.